¿Eres masajista?

LA WEB REFERENTE PARA MASAJES EN ESPAÑA

Guía Completa del Masaje Relajante

Desde TopMasaje recomendamos la consulta de un profesional antes de llevar a cabo cualquier técnica de masaje.

Disfrutar de un masaje relajante es algo más que un capricho. Al realizarlo, también estás pensando en tu salud física y emocional, ya que te ayuda a equilibrar y mejorar el funcionamiento del cuerpo y de la mente.

Aquí te ofrecemos esta guía completa del masaje relajante para que conozcas todo lo que tienes a tu alcance.

Cómo dar un masaje relajante

¿Es posible disfrutar de un masaje relajante realizado por ti mismo? Claro que sí. En algunos casos, podrás aplicar la técnica tú solo. Por lo que no siempre tendrás que salir de casa para reducir el estrés cotidiano.

Cómo acabar y cómo empezar un buen masaje relajante de espalda

  • Para comenzar trabajaremos la zona del cuello. Con el dedo pulgar vas a presionar de manera uniforme desde el cuello hasta el hombro y vuelta al cuello. En poco tiempo sentirás que la temperatura empieza a aumentar en esa zona.
  • Ahora vas a utilizar la mano entera para masajear el cuello mediante suaves deslizamientos. Es importante trabajar bien esta sección porque ahí se refleja la tensión con mayor frecuencia.
  • A continuación, debes trabajar los nudos con los dedos pulgares. Vas a colocar las manos sobre los hombros, y utilizarás el pulgar para masajear esos molestos nudos. Como se ubican entre el cuello y los hombros necesitarás hacer movimientos rotativos en ellos.
  • Es el momento de masajear los omóplatos con todos los dedos. Este masaje lo haces realizando un movimiento circular en toda esta zona.
  • El siguiente paso es trabajar la columna vertebral. Queremos dar énfasis en que es una zona muy delicada. Por lo que debes ser cuidadoso al masajear. Colocas los dedos en la parte de los hombros y, con la palma de la mano, harás movimientos de un lado al otro sobre los omóplatos.
  • Para finalizar, vas a masajear la clavícula y los brazos de manera suave pero continua. Así culminaras con un sencillo y efectivo método para llevarnos a la relajación.
Masaje relajante de pies con aceites

Cómo acabar y cómo empezar un buen masaje relajante de pies

  • En primer lugar es recomendable que utilices gel o crema para pies y la coloques en tus manos frotándolo bien antes de comenzar.
  • Ahora vas a utilizar ambas manos para iniciar el masaje. Este masaje requiere que seas sutil y vayas aumentando la intensidad poco a poco. Comenzarás haciendo unas caricias en los dedos e ir bajando hasta el tobillo. Luego, debes hacer lo mismo con la planta del pie.
  • Es momento de utilizar los dedos pulgares para hacer un poco de presión en la planta del pie. Colocarás el resto de los dedos en el empeine para tener más firmeza y, con los pulgares, irás haciendo un masaje desde la parte de los dedos hasta el talón. Los movimientos que hagas deben ser en forma circular.
  • Ahora podrás sostener el pie con una de las manos. Con la otra debes mover de un lado al otro el pie. Se recomienda que estos movimientos sean de entre 4 y 5 veces hacia cada uno de los lados.
  • Es el turno de los dedos. Este masaje debes hacerlo con la yema de tus dedos, y comenzarás por el dedo gordo, bajando hasta el pequeño. Puedes comenzar con la raíz de cada dedo buscando el extremo. Todo esto, sin olvidar que debes darlo con suavidad.
  • Para concluir, puedes presionar suavemente desde los dedos hasta el talón.

Cómo acabar y cómo empezar un buen masaje relajante de piernas

  • La primera recomendación es aplicar un gel o aceite adecuado para las piernas. De esta manera el masaje será más agradable y eficiente.
  • En el segundo paso es necesario que coloques tus manos alrededor de los tobillos. A partir de ahí, vas a realizar movimientos en dirección al corazón. En este caso, debes asegurar que tanto el movimiento como la presión que vas a ejercer sean constantes.
  • Ahora trata de trabajar cada espacio de la pierna aplicando diferentes niveles de presión. Puedes hacerlo durante algunos minutos en cada una de las secciones. Utiliza las manos moviéndolas hacia adelante y hacia atrás con un ritmo constante.
  • A continuación, podrás hacer unos movimientos oscilantes para relajar el músculo. Una de las opciones es moviendo los pies hacia arriba y hacia abajo. Y la segunda opción es haciendo presión con los dedos en diferentes puntos de las piernas. Con esto se busca suavizar la tensión existente.
  • Para finalizar el masaje se recomienda colocar sobre las piernas una toalla humedecida en aceite de romero. El romero es conocido por sus propiedades desinflamatorias. La dejas sobre las piernas durante algunos minutos y listo, podrás dar por concluido este masaje o volver a repetir cada paso.
Masaje delicado de cara

Cómo acabar y cómo empezar un buen masaje relajante para la cara

  • El primer paso será masajeando desde el cuello dirigiéndote hacia arriba de manera suave y sin mucha presión usando los nudillos de los dedos hasta que hayamos relajado toda esta zona.
  • Continuaremos subiendo y, a continuación, usarás las manos para masajear la zona donde se encuentran los músculos faciales. Debes colocar una mano a cada lado y hacer unos movimientos de forma ascendente. El objetivo es abarcar siguiendo la dirección de los músculos.
  • Es importante dar un masaje adecuado en los ojos. Esta es una de las áreas más delicadas. Por eso, lo que debes hacer es ubicar el hueso que se encuentra alrededor de estos. Allí, con la yema de los dedos vas a dar unos golpecitos muy suaves. Y luego, tendrás que cerrar los ojos para dar un pequeño masaje en los párpados, solo que en estos no debes dar ningún golpe.
  • Dirígete a la frente. Comenzarás en el entrecejo e irás de forma ascendente hasta el nacimiento del cabello.
  • Como punto final, vas a masajear la nariz usando movimientos circulares en ella. Utilizarás tus dedos con suavidad y de forma ascendente.

Tipos de masaje relajante

Te hablaremos de los diferentes tipos de masaje teniendo en cuenta las diferentes secciones del cuerpo y/o las diferentes técnicas utilizadas.

Masaje Shiatsu

Este tipo de masaje también es conocido como masaje de acupresión. Se originó en la cultura japonesa y se ha implementado como una de las terapias de masaje más completas. Para practicarlo, se utilizan los codos, las rodillas y hasta los pies a fin de aliviar la tensión en diversas zonas del cuerpo.

Con este tipo de masaje se trabaja la espalda, las articulaciones y las extremidades. Su función es conseguir que la energía del cuerpo fluya de manera correcta. Y, al promover una mejor circulación, también se alivian las tensiones y el estrés correctamente.

Masaje Sueco

Es uno de los masajes más conocidos porque ya que es muy útil para aliviar tensiones leves y moderadas. Este masaje consiste en amasar la espalda con movimientos largos, pero deslizantes. No se trata de un estilo profundo o que requiera mucha fuerza. Por el contrario, con suavidad se busca activar una mejor circulación de la sangre para que se libere la tensión superficial.

Masaje relajante con piedras

Con piedras calientes

Este tipo de masaje con piedras calientes es ideal si te gusta unir el calor con un momento de relajación. Para estos casos se utilizan piedras de basalto con una contextura lisa y agradable. Estas piedras calientes se colocan en la espalda y ayudan a relajar las zonas tensas. Y, si sufres porque algunas zonas no son fáciles de destensar, esta opción te hará sentir muy cómodo y relajado.

La reflexología

Se hace desde la consideración de que ciertos puntos de nuestros pies están relacionados con otros órganos del cuerpo, mediante presión en los mismos. También es uno de los métodos recomendados para quienes utilizan tacones o pasan largas jornadas de pie, por lo que experimentan fuertes tensiones en los pies.

Masaje de tejido profundo

El objetivo de este tipo de masaje es llegar a zonas más profundas porque es necesario para lograr un alivio de la tensión. Es un poco parecido al sistema que se utiliza en el masaje sueco, solo que este se realiza con mayor intensidad. Tiene la finalidad de abarcar algunas dolencias crónicas o más arraigadas.

Masaje relajante mediante frotación

Técnicas de masaje relajante

Está claro que se puede disfrutar de una mayor relajación cuando se obtiene un buen masaje. Aunque sea realizado de forma lenta y suave, ayuda a disminuir el estrés mientras baja la presión de los músculos. A continuación te explicamos las técnicas más conocidas del masaje relajante. Te ayudarán a comprender mejor el modo en que se realizan este tipo de masajes:

El amasamiento

El amasamiento es una técnica de masaje que se realiza con los dedos y las palmas de ambas manos. Tanto el dedo índice como el pulgar son los principales protagonistas de estos masajes. Sus efectos son perceptibles de acuerdo a la intensidad con la que se haga. Este es uno de los métodos más utilizado para regular el sistema inmunológico con mayor efectividad.

La frotación

Al establecer contacto directo entre la mano y la parte del cuerpo que va a masajearse, se desliza suavemente una y otra vez sobre el tejido corporal. Gracias al roce de la piel es posible generar calor y aplicar una ligera presión consiguiendo de manera rápida una mejora en la circulación superficial. La frotación es adecuada para favorecer el drenaje venoso y linfático.

La percusión

La percusión exige que las manos administren golpes en una zona del cuerpo de forma ligera, pero a un ritmo rápido. No se realiza con las palmas de las manos extendidas, sino en forma ahuecada para conseguir un efecto más estimulante. Esta técnica resulta útil para facilitar el paso de la sangre por los vasos y así llegar sin problema a todos los tejidos del cuerpo.

La tachadura

Está comprobado que la tachadura es una de las técnicas de masaje más estimulante que se pueden aplicar. Tiene como objetivo aumentar la potencia de energía en los músculos y mejorar la circulación de la sangre. Para su aplicación se utiliza el borde cubital de la mano, y requiere impactos firmes en el cuerpo. Sin embargo, en cuanto a la presión, esta deberá regularse con base al efecto que se quiera conseguir.

La compresión

Con ella no hay desplazamiento de las manos y dedos. Para realizar esta técnica es necesario comprimir o presionar la zona del cuerpo que se deba trabajar. La manera de realizarlo varía, puede concentrarse solo en un área específica o también se puede mantener la presión con deslizamientos suaves. Es uno de los masajes que exige mayor fuerza y energía al realizarlo.

La vibración

La vibración se ejecuta a partir de una presión estática y con movimientos pequeños y repetitivos de vaivén. Estos masajes generan un efecto estimulante en el sistema nervioso que produce calma y relajación. Para la aplicación de esta técnica se requiere de un entrenamiento previo. Así, la persona que dará el masaje puede conseguir la frecuencia correcta sin agotarse en poco tiempo.

Beneficios del masaje relajante

Beneficios del masaje relajante

El masaje es una de las técnicas terapéuticas más antigua y efectiva contra los dolores y el estrés. Uno de los objetivos principales es aliviar la tensión muscular y ayudar a la persona a conseguir tranquilidad y relajación a nivel mental. Aquí te mostramos que un masaje relajante ofrece beneficios especiales que tú y tu cuerpo necesitáis:

Promueven la relajación del cuerpo y la mente

Con cada masaje relajante puedes conseguir mejor estabilidad corporal. Sentirás que puedes respirar de manera más profunda y al mismo tiempo te ayudará a controlar los sentimientos de preocupación y ansiedad.

Reducen los dolores musculares

Gracias a las técnicas de masaje relajante tendrás la oportunidad de reducir dolores en músculos, como tirones y contracturas. Cuando consigas el alivio de este tipo de tensiones podrás continuar con tu rutina diaria más cómodamente.

Mejoran la oxigenación de los órganos y tejidos

Los movimientos repetitivos del masaje te ayudarán a mejorar la circulación sanguínea. También te ayudan a oxigenar el cuerpo, con lo que conseguirás que funcione mejor y se incremente tu energía corporal.

Contribuyen a la mejora del sistema nervioso

La mejora en tu sistema nervioso durante cada sesión de masaje te gustará. Podrás optimizar la eficiencia de tus neuronas y te resultará más fácil realizar actividades que exijan mayor coordinación y concentración.

Incrementan los deseos sexuales

Las sesiones de masajes te ayudan a conseguir un aumento considerable del apetito sexual, logrando un mayor nivel de excitación. Incluso se recomiendan para promover algunos tipos de inmunidad que te beneficiarán al momento de la concepción.

Ayudan al sistema digestivo

Mantener el sistema digestivo en buenas condiciones te ayuda a absorber mejor los nutrientes. Gracias al relax por los masajes podrás disminuir los problemas gástricos, conseguirás evitar el estreñimiento y tendrás mejores hábitos de evacuación.

Contribuyen a la buena autoestima

Ayudan a mejorar la percepción personal y la seguridad en uno mismo. La buena autoestima te ayudará a evitar situaciones tóxicas y a ser capaz de sobrellevar, e incluso superar, fuertes problemas del día a día.

Mejoran la desintoxicación corporal

Gracias a que las toxinas son eliminadas de la forma correcta podrás fortalecer el sistema inmune y combatir diversas infecciones. También mejora la elasticidad y la hidratación de la piel, lo cual te ayudará a evitar el envejecimiento prematuro.

Como puedes ver, un masaje relajante te puede ayudar en un gran número de cosas. Puedes realizarte un masaje tú mismo/a o bien acudir a un especialista. En caso prefieras esto último te animamos a revisar nuestro listado de masajistas en toda España, como este de masajistas en Málaga.

Parte del masaje relajante, hombros

Partes del masaje relajante

Cuando hablamos de las partes del masaje relajante nos referimos a la zona del cuerpo que requiere atención inmediata. Esto va a depender de cada persona y de dónde se refleje principalmente la tensión. Así, se puede establecer dónde se iniciará el masaje y si será necesario en cada área. Hay que tener claro que, sabiendo cómo hacerlo, un masaje relajante puede aplicarse sin riesgos en cualquiera de las partes.

Masaje relajante de espalda

Bien sabemos que la espalda acumula mucha tensión y estrés. Es por ello que, se elige como una de las principales partes para dar masaje. En esta zona se pueden aplicar masajes como el Shiatsu, el sueco o el de piedras calientes. Y ahora cuentas con masajeadores automatizados cuya función se asemeja bastante a la que consigues manualmente.

Masaje relajante en pies

Los pies sufren mucho las consecuencias de largas jornadas de trabajo, o incluso del uso de tacones. Estas son situaciones que puedes experimentar a diario, por lo que siempre te vendrá bien un masaje en esta zona. Hay varios tipos de masaje especializados en esta zona, algunos de ellos dirigidos a conseguir calma y comodidad. De esa manera, puedes recuperar las condiciones para una nueva jornada.

Masaje relajante en piernas

Las piernas también acumulan mucha tensión. Por eso, un masaje de piernas nunca estará de más, sino todo lo contrario. En estos casos puedes aplicar la técnica más usada para los masajes de piernas y también el masaje de mayor profundidad. Gracias a esto puedes recuperarte de la pesadez que se produce por la acumulación de tensión.

Masaje relajante para la cara

La tensión en la cara puede producir efectos muy desagradables, como acelerar el envejecimiento. Por ello, se recomienda disfrutar de un buen masaje con frecuencia para drenar tensión. En la mayoría de los casos resulta muy apropiado que lo acompañes con una crema idónea para su cuidado.

Producto para masaje relajante

Productos para masajes relajantes

Uno de los puntos a favor cuando quieres disfrutar de un buen masaje es la cantidad de productos para masajes relajantes que hay en el mercado. Gracias a ellos puedes atender las diferentes partes del cuerpo desde la comodidad de tu hogar. Y aquí te invitamos a conocer algunas de estas interesantes alternativas:

Kit para automasaje

Un kit de automasaje es tal como su nombre lo indica, un conjunto de herramientas clave para los masajes. Incluyen las piezas para trabajar las piernas, los pies, los brazos y hasta la espalda. Al adquirir uno de estos kits vas a tener a la mano lo que necesitas para olvidarte del estrés.

Masajeadores de piernas por presoterapia

Los masajeadores de piernas por presoterapia se encuentran dentro de los diseños modernos y funcionales. Ellos trabajan las piernas de manera completa, y lo hacen a través de unas bolsas que logran una compresión de aire. Este sistema simula muy bien el tipo de masaje Shiatsu, siendo así uno de los más destacados.

Masajeador de pies con calefacción

Un masajeador de pies con calefacción es un producto que combina un masaje tipo Shiatsu con el calor. Ambas funciones se complementan para lograr que los pies consigan una buena circulación en unos pocos minutos. De esa manera, logran que el cansancio se alivie con un sistema placentero.

Bañeras para masajear pies

Las bañeras masajeadoras de pies son de los productos que te van a encantar. Estas piezas están diseñadas para proporcionar un masaje relajante con el amasamiento preciso en estas partes. Y como complemento especial, incluyen el bombeo de agua, con el que sentirás una relajación más agradable.

Aceites para masajes

Los aceites para masajes son del gusto de muchas personas porque permiten que el masaje sea más agradable y fácil de realizar. Además, estos aceites están fabricados con propiedades que favorecen el cuidado y la salud de la piel. Por ello, utilizarlos es una manera de consentir tu piel.

Masajeadores para la cabeza

Existen una serie de productos para masajear el cuero cabelludo y la cabeza que son de lo más estimulantes y relajantes. Quién no ha conocido el famoso orgasmatrón. Pues si te gustó no dudes en revisar estos masajeadores.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo